ORÍGENES DE LA RAZA

La historia del bichón frisé es un compendio de realidad y ficción, leyenda y conjeturas, a menudo carentes de datos específicos, pero con mucha poesía.

Ya en el siglo I a.C., los Romanos clasificaron a los perros en 4 grupos: guardianes, pastores, cazadores y luchadores.

Muchas razas pueden ser rastreadas hasta esos primeros grupos, aunque otras muchas son resultado de la combinación de sujetos de dos o más de estos grupos, creándose entonces una nueva raza.

Aunque no está constatada la combinación que produjo el Bichón Frisé, parece ser que éste fue resultado de la mezcla de sangre de un perro tipo water spaniel de tamaño medio, el Barbet, y de otro perro de tamaño pequeño ligeramente coloreado, y del que se dice procedía del Lejano Oriente. De esta mezcla, surgió un perro pequeño, a menudo blanco, conocido como Barbichón, y del que emergen distintas variedades dado que, con el correr de los tiempos y sus idas y venidas por el Mediterráneo acompañando a comerciantes y marineros, fueron instalándose en determinadas zonas del mismo, y unas veces por quedar aislados y otras por estar abiertos a nuevas influencias caninas, fueron desarrollando diferentes características genéticas, dando como resultado final las distintas variedades antes mencionadas.

No obstante, hay un lugar que sí aparece con mucha fuerza en la historia del Bichón Frisé: las Islas Canarias.

De lo que no cabe ninguna duda es que, dentro del grupo bichón, existen dos grandes familias: la primera, el Maltés (el más antiguo), de pelo liso y una segunda, de pelo rizado, que englobaría a todas las demás variedades.

Ambos grupos tuvieron su origen en el Mediterráneo: el Maltés, en la isla de Malta, y los bichones de pelo rizado, a saber, el Bichón de Tenerife, el Boloñés y el Habanero, en el Mediterráneo continental.

La trayectoria geográfica del Bichón de Tenerife va del Mediterráneo, en donde aparece, hasta las Islas Canarias, lugar al que es transportado por marineros italianos,  de allí volvió al Continente, acompañando nuevamente a los marineros, llegando posteriormente a Francia en la época del Renacimiento y de ahí es de donde parece surgir el Bichón Frisé de nuestros días.

Todo esto es históricamente posible, pero lo que no es posible constatar es cuándo ocurrió exactamente, cuánto tiempo permanecieron y hasta qué punto se mezclaron con otros perros que ya existían allí. Qué tipo de influencia recibió una vez regresó al Continente, es una cuestión que no está documentada. En cualquier caso, el nombre y la asociación con Tenerife es algo que ha persistido a lo largo de los años.

Y por otra parte, otras dos razas relacionadas en cierta manera con el Bichón son el Löwchen o Petit Chien Lion y el Coton de Tuléar, quienes presentan algunas características comunes, aunque también notables diferencias.

Los bichones fueron muy populares en las cortes reales y círculos nobiliarios desde el siglo XVI al XIX, y así lo demuestra las múltiples representaciones pictóricas que de ellos existen: Durero, Reynolds,  o Goya fueron pintores de renombre mundial que los inmortalizaron para siempre.

Sin embargo, a finales del XIX perdieron popularidad y los “perros reales” se convirtieron en perros callejeros, perros de circo, pero siempre descritos como perros alegres, inteligentes y cariñosos. Es de destacar que los ejemplares de esta raza presentan una particularidad única, que es la de caminar grandes distancias y bailar apoyados sólo sobre sus patas traseras, mientras palmotean el aire con las delanteras, todo esto, desarrollado de forma natural, sin aprendizaje de ningún tipo.

No fue hasta acabada la I Guerra Mundial, que un grupo de fans franceses y belgas del Bichón de Tenerife, se propuso rescatar la raza de las calles, empezando programas de cría, que se vieron recompensados el 15 de Marzo de 1933, con la adopción del Standard Oficial de la Raza, redactado por la Sra. Bouctovagniez, Presidenta del Toy Club francés. Pero fue la Sra. Nizet de Leemans, en su calidad de representante del Comité de Stándares de Raza de la FCI quien, en el curso de una acalorada discusión con los representantes del club que empezaba a formarse, la bautizó definitivamente con el nombre de Bichón Frisé

En un principio, no existían suficientes ejemplares para que los criadores los pudiesen emplear en sus programas de cría, así que el inbreeding se convirtió en una práctica muy habitual, tal como se observa en la línea de sangre Milton, de los Sres. Bellotte, de Bélgica, uno de los pioneros de la raza.

Afijos importantes en aquellos primeros años y presentes en los pedigríes de casi todos los bichones del mundo, son: de Steren Vor, de Dierstein, de Goldfischbrunnen, de Villa Sainvaal, de la Persaliere, d’Egriselles, de Warnabry, des Frimoussettes, des Closmyons, de Chaponay, de la Roche Posay, de la Lande de Belleville, de la Buthiere, de Bourbiel …

A destacar que el Bichón Frisé llega a los Estados Unidos en 1956, de la mano del matrimonio francés, Sres. Picault, quienes se instalaron en ese país con varios ejemplares y empezaron a criar con el afijo de Hoop.

Fue esta una raza que consiguió en los EEUU un rápido y espectacular desarrollo, gracias a la colaboración que prestaron personajes del mundo canino, tales como la Sra. Gascoigne o la Sra. Fournier.

En aquellos tiempos, el bichón se presentaba en los rings con su aspecto natural, sin arreglo de ningún tipo, hasta que en Enero de 1969, en una reunión del Bichon Frise Club of America , el Sr. Frank Sabella, por aquel entonces prestigioso handler, propuso el corte y arreglo con el que actualmente lo vemos en los rings.

El American Kennel Club reconoció la raza en 1973 y el Standard americano se adoptó en 1988.

Afijos importantes de aquella época  en Estado Unidos son: de Gascoigne, Cali-Col, Reenroy, Rank, Goldysdale, Teeny Tepees, Mel-Mar, Ee’s R, Chaminade, Beau Monde, C & D, Vogelflight, Diandee, Tomaura, Glen Elfred, Paw Paw …

En la actualidad, existen multitud de clubs estatales y de afijos.

El Bichón Frisé llega nuevamente a Europa desde Estados Unidos en 1973, siendo el primer país al que lo hace, el Reino Unido, destacando aquí los afijos: Carlise, Leijazulip, Tresilva, Cluneen, Leander, Huntglen, Twinley, Sulyka, Zudiki, Kynismar, Montravia, Bobander, Pamplona, Colynthia, Warmingham, Efaldees …

Y desde el Reino Unido, el Bichón se expande por Europa, siendo en este caso el primer país continental al que llega, Suecia, donde los primeros ejemplares fueron importados en 1976. Afijos importantes suecos son Xanbos, Azur, Hardy-Flaps …

En la actualidad, los países más activos en el mundo del bichón son Estados Unidos, el Reino Unido, los países Escandinavos y Australia.